Diego García

diegodfgo@yahoo.es

Diego

blog

Diego García

diegodfgo@yahoo.es

Tu blog

Diego García

Diego García

diegodfgo@yahoo.es

sábado, 22 de julio de 2017

El corazón vuela fuera de nosotros

OPINIÓN  DE  JOSÉ  LUÍS  NUNES  MARTINS



El corazón va a donde depositemos nuestra atención, nuestras esperanzas y nuestros cuidados. Sólo raras veces nuestro corazón está dentro del pecho, y eso es bueno. Mucho.

Lo mejor de nosotros no es para nosotros. El corazón va donde depositemos nuestra atención, nuestras esperanzas y nuestros cuidados. Sólo raras veces nuestro corazón está dentro de nuestro pecho, y eso es bueno. Mucho.

Hay infiernos escondidos dentro de nosotros. Algunos en los cuales están aquellos que se creen más de lo que son, aquellos que creen que las apariencias son más importantes que la verdad, aquellos que creen bastarse a sí mismos.

Hay paraísos que pueden ser encontrados. Corazones en paz que calman las más revueltas tempestades de nuestras vidas.

Es así hasta el punto de que, a veces y en ciertas personas, el aire que rodea su cuerpo gana un color sutil y muy bello. ¡Cuando se mueven parecen cometas que van esparciendo oro por donde pasan!

¡Hay otros que, por tener así el corazón tan expuesto, sienten todo. Sus dolores y los del mundo entero. Abrazan los corazones que sufren y con generosidad comparten el peso de las angustias y desesperaciones, pero también se alegran con los que se regocijan pro las alegrías de la vida!

El amor hace que los corazones se entreguen y se forme una nube que permite a los que lo aceptan caminar por encima de los agujeros y las piedras de este mundo engañoso.

¡El corazón vuela fuera de nosotros y nos hace volar, elevándonos y llevándonos hasta el punto más alto de la existencia: el cielo! Ver el mundo a través de los ojos del amor es admirar el corazón de todo lo que nos rodea.

¡Amar no es una libertad que se pierde. Es una voluntad de ser rico por haberse dado todo!
El amor es todo aquello de que el mundo precisa.
Ilustração: Carlos Ribeiro


http://rr.sapo.pt/artigo/89339/o_coracao_voa_fora_de_nos

Catorce consejos probados para hablar de Dios con desconocidos



Dave Armstrong es un conocido apologeta católico, con presencia constante en la red: en 1988 ganó el premio a la mejor página católica del año y contribuye habitualmente con sus artículos y pots en numerosos blogs. Es autor de varios libros de apologética, y su testimonio de conversión figuró entre los once recogidos en el bestseller de Patrick Madrid Surprised by the Truth (sorprendidos por la verdad). que incluye, entre otros, el de Scott Hahhn.







miércoles, 19 de julio de 2017

Caballo baila



Este baile me gusto.






domingo, 16 de julio de 2017

"¡Nosotros queremos a Dios!"


La Iglesia católica fue la única institución que ayudó a defender a los polacos en su proceso de liberación del comunismo.

Es sabido que la opinión pública internacional no gusta de Donald Trump y que los medios de comunicación social hicieron de todo para impedir su elección como presidente de los Estados Unidos de América. En vano.  Si Watergate fue el exponente máximo del poder de la comunicación social, al lograr la dimisión del presidente Richard Nixon, la elección de Trump fue tal vez su momento más bajo porque, a pesar de su empeño en denigrar al candidato republicano, el electorado lo escogió para la presidencia de los USA.

También en Europa es políticamente correcto presentar a Trump como una figura menor, un sujeto basto y ordinario que, más allá de ser una nulidad personal, es una desgracia para los Estados Unidos de América y un peligro para la paz mundial. Es paradójico que no pocos ‘demócratas’ se vean obligados a deplorar el sistema que posibilitó la elección de tal energúmeno...

Sea. Donald Trump no es, decididamente, mi ídolo, ni reúne los predicamentos recomendables para un presidente de los Estados unidos de América; pero le concedo el beneficio de la duda y procuro enjuiciarlo por sus actos y no por los prejuicios que alguno, maliciosamente, alimentan al respecto.
Una reciente intervención pública de Donald Trump hace historia: su memorable discurso del pasado día 6, en Varsovia. El presidente  norteamericano habló en presencia de muchos millares de polacos y de las principales autoridades del país, especialmente el premio nobel de la paz y principal obrero, con San Juan Pablo II, de la liberación de Polonia: Lech Walesa.

“Como la experiencia polaca nos recuerda, la defensa de occidente depende, en última instancia, no solo de los medios sino también de la voluntad de su pueblo para triunfar. La cuestión fundamental de nuestro tiempo es si occidente tiene voluntad de sobrevivir”, afirmó Trump en la histórica plaza Krasinski, frente al monumento a la resistencia polaca durante la ocupación nazi.

 “La historia de Polonia es la historia de personas que nunca perdieron la esperanza, que nunca desistieron y que nunca olvidaron quienes eran”, prosiguió Trump. Y añadió: “Nuestra propia lucha, en defensa de Occidente, no comienza en el campo de batalla”, sino “comienza en nuestras mentes, nuestra voluntad y en nuestras almas”.

Trump elogió la nación mártir polaca, tantas veces suprimida del mapa por las apetencias imperialistas de sus vecinos, Alemania y Rusia, principalmente cuando, por virtud del pacto Rbbentrop-Molotov, fue sucesivamente invadida por los ejércitos nazi y soviético.

El régimen comunista duraría hasta las primeras elecciones libres, en junio de 1989, cinco meses antes que la caída del Muro de Berlín. De este largo y doloroso proceso de liberación, Donald Trump, destacó la acción decisiva de San Juan pablo II, evocando la extraordinaria vitalidad espiritual polaca. Como dice un mártir polaco, el obispo Miguel Kozal: “Peor que una derrota militar es el colapso del espíritu humano”.

Sin libertad, sin partidos o sindicatos libres, sin derecho a la libre expresión, la Iglesia católica fue la única institución que apoyó y defendió a los polacos en su lucha contra el yugo soviético. Por eso, en los astilleros de Gdansk, los mineros en manifestación no sólo se confesaban públicamente sino que hacían que ahí se celebrase la misa, por padres que pagaron con su vida la osadía de dar apoyo espiritual a los defensores de la libertad, como fue el caso de Jerzy Popieluszko, asesinado el 19 de octubre de 1984, por la policía política del régimen comunista polaco.

En la conquista de la libertad política y religiosa de Polonia, San Juan Pablo II fue determinante, como Trump tuvo la honestidad intelectual de reconocer: “Cuando, el día 2 de junio de 1979, un millón de polacos llenó por completo  la Plaza de la Victoria para la primera misa con el Papa polaco, todos los comunistas de Varsovia deben haber percibido que, muy pronto, su régimen opresivo se desmoronaría. Deben haber percibido eso en el momento exacto en que, durante la homilía del papa Juan Pablo II, un millón de polacos, hombres, mujeres y niños, juntaron sus voces en un clamor unánime. Un millón de polacos que no exigían bien estar, que no pedían privilegios, sino que solo dijeron estas tres simples palabras: “¡Nosotros queremos a Dios!”

Según el presidente de los Estados Unidos, “los polacos, los americanos y los europeos gritan aún: “¡Nosotros queremos a Dios!” Trump no solo cree que es así  sino que también lo dice delante de una multitud que no cesaba de aplaudir, al mismo tiempo que, repetidamente, vitoreaba su nombre.


El presidente norteamericano destacó aún que “una Polonia fuerte es una bendición para Europa, y una Europa fuerte es una bendición para el mundo” y fijó el compromiso de su gobierno con Polonia y con “una Europa fuerte y segura. Europa, más que dinero, riqueza o armamento, está falta de espíritu, de alma. Y, en nuestro país, faltan estadistas que, conscientes de nuestra historia e identidad nacional, sean capaces de galvanizar todas las voluntades  en torno a un ideal solidario que, sin demagogias ni nacionalismos tardíos, cumpla con Portugal.


¿Familia o una carrera?

14 jul, 2017

OPINIÓN  DE  JOSÉ  LUÍS  NUNES  MARTINS

Para ser valioso es preciso ser útil. Muchos piensan que su valor depende de lo que tiene, de su carrera o de la posición social que ocupa.

La libertad individual debe ser respetada. Pero por más irresponsable que sea alguien, a cada uno le corresponde siempre pagar con las consecuencias de sus elecciones.

¿La familia o una carrera? Para muchos no hay opción. Algunos no tienen familia, otros están desempleados. La mayor parte tiene que conjugar las dos, pero la verdad es que, desde hace algunos años, sólo en casos raros y pasajeros se consigue un perfecto equilibrio.

Familia y carrera exigen todo, cada una para sí, sin conceder mucho espacio a la otra. Se trata de una doble exclusividad que es, por sí sola, una paradoja: la simple coexistencia de la familia y de una carrera es ya motivo de una elección imposible, porque la inevitable tentativa de conciliación es sinónimo de un doble fracaso.

El que trabaja y tiene una familia vive con sacrificios permanentes y culpas duraderas.

Otros tienen una familia con varios problemas, que se agravan por falta de tiempo o atención para cuidar de ellos. Todo empeora y se vuelve cada vez más cómodo estar lejos... y empeora aún más...

Para ser valioso es preciso ser útil. Muchos piensan que su valor depende de lo que tiene, de su carrera o de la posición social que ocupan. La inmensa mayoría de nosotros defiende que no hay nada más importante que la familia, aunque después solo lo empeñamos a nivel profesional, dejando a la familia para los ratos libres... o, de forma aún más sencilla: para después.

Tal vez debiéramos cada uno de nosotros pensar bien en su vida y en los objetivos que se propone, sin ingenuidad. La carrera es importante, pero solo y solamente en cuanto instrumento al servicio de otro fin.


La familia exige todo, casi siempre a cambio de nada... pero solo así se puede ser feliz.

Imagen Carlos Ribeiro



http://rr.sapo.pt/artigo/88769/a_familia_ou_uma_carreira_a_familia

miércoles, 12 de julio de 2017

Interesante estudio científico de las diferencias biológicas profundas entre hombre y mujer



Shmuel Pietrokoski Y Moran Gerhoni, ambos investigadores del Departamento de Genética Nolecular del Instituto Weizman de Ciencias, han revelado que cerca de 6.500 genes humanos codificados de proteínas, reaccionan de forma diferente en el sexo masculino y femenino.







domingo, 9 de julio de 2017

El hat-trick de CR7



¿¡Qué es una mujer que aloja en su vientre si no una ‘proletaria’, en el sentido propio del término!? ¿Y qué es el ‘padre’ del hijo encargado, si no un capitalista explotador?

No, no se trata de una proeza futbolística más del famoso capitán de la selección nacional, sino de su más reciente producción: dos retoños, gemelos por más señal, a sumar a otro hijo que ya tenía. Tienen los tres hermanos la mala suerte de ser todos hijos sin madre, porque todos fueron engendrados por el padre, por vía de la ‘maternidad de sustitución’. En el contrato de prestación de servicios de gestación, no habrán faltado las habituales cláusulas de confidencialidad, así como la renuncia a cualquier prerrogativa materna en relación a los niños engendrados, pero después cedidos, para siempre, al multimillonario padre, que colecciona hijos como si fuesen botas de oro, u otros trofeos deportivos.

Es probable que todo  haya pasado de forma consensuada: CR7 no tiene propiamente problemas financieros y no deben faltar mujeres saludables y disponibles para concebir y engendrar hijos para el ídolo futbolístico, a cambio de una generosa compensación. Muy al contrario los defensores de los vientres de alquiler las quieren gratuitas, como la ley portuguesa así lo exige, la verdad es muy diferente: no es por casualidad que Cristiano Ronaldo se permite, por segunda vez, este lujo. Además, no es creíble que alguien, que no sea un familiar muy próximo acepte llevar en su seno, durante nueve meses, un ser humano del que después se va a desligar para siempre, a no ser que sea por eso recompensada generosamente. Además, solo así se explica que este procedimiento sea accesible a un cristiano Ronaldo, pero no a cualquier ciudadano que, como él, también pretenda tener hijos, pero no tenga una mujer  que los pueda concebir. Por eso, no se conoce ninguna mujer rica, europea  o norteamericana, que haya ‘arrendad0’ su vientre a un matrimonio pobre de campesinos paraguayos incapaces de engendrar, aunque también los haya...

Es curioso notar que, según las revistas llamadas sociales, de las que apenas conozco las tapas, no faltan enamoradas de turno del flamante futbolista. Son todas, como conviene, jóvenes sofisticadas, de silueta impecable, posibles vencedoras de los más exigentes concursos de belleza. ¿¡No sería más lógico que fuesen ellas las madres de los hijos de CR7!? Sí, claro, caso que no fuese este un esquema de explotación femenina que, obviamente, jamás se sujetaría a una vampiresa enamoradiza del multimillonario capitán de la selección nacional. Estas damas de compañía no están dispuestas a la deformidad que la maternidad exige durante el tiempo de la gestación, sobre todo en su fase final, pero una pobre mujer no se puede permitir esos cuidados, ni rechazar un alquiler tan rentable.

El proletariado está de moda de nuevo, entre nosotros por la mano de la mayoría social-bloquista y con la valiosa y sustancial contribución de dos decenas de diputados del Partido Social Demócrata que, en esta cuestión, se aliaron a la jerigonza en vez de hacer, como era lógico, oposición. Los proletarios, de tan triste memoria durante la revolución industrial y que, en vano, el marxismo intentó rehabilitar, eran como el propio nombre indica, trabajadores cuya principal riqueza era la prole: cuantos más hijos, más brazos –recuérdense los niños miserablemente explotados en las minas- y, por tanto, mayor rendimiento familiar. ¿Qué es una mujer que alquila su vientre si no una ‘proletaria’, en el sentido propio del término!? ¿Y qué es el padre del hijo encargado, si no una nueva versión del capitalista explotador? En realidad, no es más que un proceso industrial, en que la mujer queda reducida a un mero objeto, a una pieza en la cadena productiva, o reproductiva, a que se recurre para la obtención  del hijo y que, después, se abandona e ignora. Pobres mujeres...

La mercantilización de los vientres femeninos es ya una realidad, no obstante los partidarios de estas nuevas  técnicas rechazan, en teoría, cualquier intención comercial. En el Reino Unido, por ejemplo, ya se permite a la mujer  gestante recibir una cuantía de 15 mil libras, a título de compensación por la gestación. En los Estados Unidos, donde hay mayor demanda, se ponen en práctica precios más elevados: en California, se cobran 100 mil dólares por ese servicio, pero en la India se puede conseguir un vientre de alquiler  por valores que van de los 18 mil a los 30 mil dólares, de los cuales solo 8 llegan a la ‘madre de sustitución’. Como en cualquier proceso industrial, también en estas gestaciones hay intermediarios que exigen sus comisiones: un negocio, al final, como cualquier otro.

Admiro en Ronaldo la pericia demostrada, con mucho trabajo y dedicación, aunque entienda una ‘saloiice’ dar su nombre, que sería adecuado para un estadio de futbol, al aeropuerto de Madeira (a propósito, la semana pasada estuve en París, en el aeropuerto Charles de Gaulle, que no era futbolista, y en el de Ámsterdam, que no se llama Johan Cruyff...). Pero en relación a este proceso industrial, CR7 no es, obviamente, el principal responsable: mayor culpa tiene quien legalizó la mal llamada ‘maternidad de sustitución’.

En Portugal, según la Ley de gestación de sustitución (Lei nº 25/2016, que reformou a Lei 32/2006, sobre procriação medicamente assistida), “La celebración de negocios jurídicos de gestación de sustitución sólo es posible a título de excepción y con naturaleza gratuita, en los casos de ausencia del útero, de lesión o dolencia en este órgano que impida de forma absoluta y definitiva elembarazo de la mujer, o en situaciones clínicas que lo justifiquen (Art. 8º, nº 2). Y, en el país vecino, dos españoles que recurran a un vientre de alquiler para obtener gemelos, no los pueden registrar como suyos, por sentencia de 6 de febrero de 2014, del respectivo Tribunal Supremo de Justicia. Pero, en los Estados Unidos, de donde proceden los gemelos de CR7, por lo visto ya se mandan hacer niños a gusto del parroquiano.

Sólo hay pero en este embrollo: estos hijos no tienen, ni tendrán nunca, madre. Nada que, sin embargo, no se pueda compensar con bienes materiales: ¡aún más, los vientres de alquiler son solo para ricos!


http://observador.pt/opiniao/o-hat-trick-de-cr7/

sábado, 8 de julio de 2017

Las leyes están lejos de la perfección


OPINIÓN  DE  JOSÉ  LUÍS  NUNES  MARTINS

Las leyes se hacen en base a la visión que las mayorías tienen de lo que es mejor. Ahora bien, la verdad no es democrática. Sucede, a veces, que muchos se engañan a ese respecto, llegando a creer que pueden alterar la verdad según lo que creen que ella es.

Las leyes de la naturaleza son factuales y no dependen de  votación alguna. La naturaleza es como es, sin tener en cuenta lo que se piense o quiera de ella.

Es importante saber que una ley de cualquier Estado puede permitir comportamientos  normalmente inaceptables, o castigar otros que sean normalmente buenos.

Es importante que cada uno de nosotros se dedique a juzgarse y a corregirse a sí mismo, más que preocuparse en hacer eso en relación a los demás.

La verdad no deja de serlo solo porque nadie la ve o quiere verla.

Como ciudadanos, tenemos el deber de juzgar lo que nos imponen como cierto y errado, cuestionándolo hasta  comprender sus razones. En la mayor parte de los casos, las leyes son justas tanto desde el punto de vista legal como moral, pero hay una tendencia reciente a apartar la moral al límite de considerar que lo cierto y lo errado son establecidos a través de decretos humanos.

Es importante que se acuerde, por ejemplo, en que los automóviles circulen por la derecha, pero querer acordar la verdad es imbécil, porque revela una tentativa de alterar lo inalterable, que solo puede ser intención de personas que no distinguen la verdad absoluta de aquello que son solo sus voluntades.

Las elecciones de cada uno de nosotros definen nuestra identidad. Seguir la mayoría solo por comodidad es tan irresponsable como estar en contra solo por placer de llevar la contraria.


  1. Ilustración Carlos Ribeiro



http://rr.sapo.pt/artigo/88233/as_leis_estao_longe_da_perfeicao

viernes, 7 de julio de 2017

‘Quiero dormir’...


'Quiero dormir', insiste M., un hombre que sufre ahora de pertinaz inactividad, pero que lucha mediante una actividad mental incesante para recuperar el control de sí mismo, por sus propios medios, sacando a flote todas las cualidades de que dispone, y que han quedado mermadas o malparadas por efecto del consumo de sustancias contrarias a la salud física y mental, durante más de veinte años.

Lleva años y más años sin dormir. Dormía cuando se drogaba. Se ha acostumbrado de tal modo a pasar las noches en vela que ni los ronquidos de los compañeros de habitación en el albergue  le molestan. Quizá es que así se siente acompañado y soporta  mejor el insomnio, esperando que cesen los ronquidos de un momento a otro y entonces, agotado, descansar, adormecerse al menos.

Necesito dormir, repite constantemente. Se cuida de no tomar demasiado café, ‘ponme poco café, un manchado, o una nube’, dice cada día... y entonces recordamos entre todos las diferentes maneras de pedir café en las cafeterías de Andalucía. Este es un modo de, entre todos,  ayudarle a entretener un poco el tiempo que va transcurriendo hasta la hora de la comida en el albergue o el Pan Nuestro.

Se expresa con una nostalgia palpable recordando su oficio en los puertos, limpiando pescado o haciéndolo filetes para su congelación. Habla y habla, para combatir la necesidad de dormir ya que el poco café que toma no logra despertarlo del todo. Sonríe, sonríe a menudo, pero es una sonrisa un tanto apagada, reconociendo su impotencia ante la imposibilidad de volver al trabajo, a pesar de estar, todavía, en edad de trabajar.

Sólo queda solicitar y conseguir, lo antes posible, una pensión, o una ayuda que le permita alguna autonomía. El tiempo perdido no vuelve. El pasado es pasado e irrecuperable. Mas, por muchos y graves que sean los errores y las culpas cometidos, siempre hay una oportunidad de vivir una vida diferente, nueva, sin plantearse metas inalcanzables, humilde en el mejor sentido de la palabra, y agradecida.

Una vida útil para sí y para los demás... una vida tan feliz como es posible en este mundo, a bien con todos y con uno mismo, y, ¡por qué no, con Dios! Él es el que, en su providencia, nos enseña que el sol sale para buenos y malos; el que contrata a sus obreros al amanecer o al medio día, y al final del día reciben el mismo salario; el que nos dice ‘llamad y se os abrirá; pedid y recibiréis’... insistiendo, importunando incluso, hasta que seamos atendidos en nuestras súplicas.

Aunque también nos dice que cada uno recibimos un número de talentos al nacer, y según lo que hayamos hecho con ellos a lo largo de nuestra vida nos va a premiar o castigar;  y nos previene al decirnos que la puerta por la que entran las ovejas al redil, es estrecha; o que para seguirLo tenemos que cargar con su cruz...

 Cierto, Él sufrió como el que más, llegando a estar tan desfigurado por nuestras rebeldías que, como dice el profeta: ‘ante el cual se oculta el rostro’...  Sufre por todos los hombres de todos los tiempos, para salvarlos de sí mismos cuando, abandonando el camino verdadero, nos perdemos en caminos sin salida, atraídos por  deslumbrantes espejismos de felicidad, que no son sino señuelos que el Padre de la Mentira nos ofrece, aprovechando nuestros momentos de debilidad o desánimo.

https://pshsisaacperal.blogspot.com.es/


domingo, 2 de julio de 2017

Santa Camila da Sedé

OPINIÓN  DE  JOSÉ  LUÍS  NUNES  MARTINS


La realidad supera la imaginación humana. Siempre. Hay historias que, aunque contadas sin muchos detalles de ficción, pocos creen en ellas. Por más extraña y distante de la verdad que esta narrativa pueda parecer, es por ser real por lo que merece, de hecho, ser contada.

Camila vivía en un barrio pequeño y central de la ciudad, pero su corazón era mayor que el mundo.

El marido tenía un problema grave de bebida, hace ya muchos años. Era un flagelo lento, pues nunca se sabía  cuando empeoraba un poco más. No había mejoras, sólo momentos de pausa.

Tenía solo una hija, condenada a una silla de ruedas desde pequeña.

Nunca oyó nadie a Camila quejarse. Sonreía y daba a los otros toda la paz que podía, aún cuando no la tenía. Su alegría le evitaba mil tristezas y le prolongaba las fuerzas.

Todos los domingos preparaba un almuerzo para algunos de los más pobres de entre los pobres de la vecindad, sirviéndoles un buen refrigerio en su casa. Sin esperar nada a cambio, sin pedir nada a nadie, solo porque sí. Porque podía y sentía que debía. Al final, el amor nunca tiene motivo.

Sus ingresos eran pocos, al igual que los de tanta gente pobre, pero casi siempre optó por olvidarse de sí a fin de tener algo para dar a los otros. Conocía bien el valor de lo esencial, por eso compartía lo que también le hacía falta a ella.

Quien no socorre al necesitado, lo abandona... Camila no desamparaba.

Era admirable ver llegar a los invitados. Pobres pero dignos, retribuyendo, lo mejor que podían, el bondadoso gesto semanal de Camila.

Ángelo era un invitado especial. Se pasaban semanas sin que nadie supiese de él. Aparecía siempre vestido completo, camisa tan blanca como era posible, con la misma corbata sencilla, el cabello arreglado y las uñas limpias. Sonreía al saborear el amor que había en aquella mesa. Escuchaba a todos, pero  pocos escuchaban  su voz.

La vida de Ángelo era un misterio. Camila no preguntaba nada y él tampoco decía nada. La gratitud es el mayor tesoro de los pobres y Ángelo agradecía cada domingo. Algunos creían que era un ángel.
No consta que Camila algún día venga a ser santa a los ojos de todos, pero tampoco nunca se entregó para el reconocimiento popular. Está en el cielo. Porque mientras se dio, pasó del tiempo a la eternidad.

Tal vez hoy sea más fácil olvidar a Camila que dejar que su ejemplo nos inspire... y nos lleve a perfeccionar nuestros días y nuestras noches.


 (ilustração: Carlos Ribeiro)

Anticonstitucionalísimamente



Consta que ‘constitucionalísimamente’ es la palabra más extensa de la lengua portuguesa y, por una feliz coincidencia, viene muy a propósito de dos excelentes artículos de la edición de Público del 9 de junio pasado.

Ambos son textos magistrales: “Os juízes não têm direito à greve” firmado por el constitucionalista Jorge Miranda, ‘padre’ de la Constitución de la República portuguesa; y la “Carta aberta aos senhores deputados” firmada por un grupo de prestigiosos juristas, como los profesores Germano Marques da Silva, Paulo Otero, Francisco Mendes Correia, Diogo da Costa Gonçalves, Paulo Pulido Adragão, Sofia Galvão, etc.

 Antes de entrar en materia tratada en estos dos textos, vale la pena llamar la atención sobre su carácter científico: so, ciertamente, artículos de opinión sobre materias de debate público, como es el referido derecho a huelga de los jueces, así como la eventual discriminación del homicidio a petición de la víctima y de la incitación a la ayuda al suicidio (Arts. 134º e 135º do Código Penal, respectivamente), esto es,  la eutanasia. Pero, a pesar de que teoría sea de naturaleza política, como son las causas de ruptura, estos dos pareceres son estrictamente jurídicos, o sea científicos, efectuados en la base de los principios y métodos propios de la ciencia del Derecho, según la Constitución de la República portuguesa, carta magna del Derecho y de la sociedad democrática.

Desgraciadamente, tal vez por falta de preparación jurídica de los diputados, el Parlamento mucha veces se limita  a verter, en términos jurídicos los deseos de la voluntad popular, al margen de las exigencias constitucionales – la despenalización del aborto   contradice el derecho constitucional a la vida- e hiriendo la coherencia del ordenamiento jurídico. Por eso,  por la introducción de normas abusivas que contradicen los principios constitucionales y contradicen la naturaleza propia de los institutos legales, no solo se compromete la coherencia del Derecho vigente sino su carácter científico   Es el caso, por ejemplo, del matrimonio de personas entre las cuales no se puede establece la unión que está en el origen del matrimonio y de la generación, no por razón confesional o cultural,  sino biológica y natural.   O la extensión de la adopción a uniones que, no siendo equivalentes a la conyugal, no pueden ser equiparadas a la familia natural, por más que se pretenda disolver  las nociones básicas de paternidad y maternidad en el ambiguo concepto de ‘parentalidad’, muy del agrado de la emergente ideología de género, sino que no tiene el menor fundamento natural o científico.  
          
La ley, más que votando, debe ser razón. Se puede y se debe admitir trascendencia de la voluntad popular, democráticamente expresada, en la elección de los gobernantes e incluso de los miembros de la cámara legislativa; pero es obvio que la ley, aun respetando la voluntad de la mayoría, debe ser adecuada a lo que es justo y, en ese sentido, es sobre todo razón. Por eso, una ley injusta no es ley: tesis tomista que, por ironía del destino, ya vino a encabezar una manifestación de furiosos trabajadores afectos a una central sindical comunista... La esclavitud nunca podrá ser legítima, como tampoco lo podrá ser la muerte de seres humanos inocentes, aún cuando, por absurdo, tales medidas  puedan ser refrendadas por la inmensa mayoría de los ciudadanos. El derecho a la vida, como derecho de la personalidad, es ineludible e irrenunciable, también para el mismo titular.

El profesor Jorge Miranda no sólo prueba la improcedencia, per se, de un eventual derecho na la huelga por parte de titulares de órganos de soberanía o de los servidores del Estado cuyas funciones no permiten el recurso a una medida que, en otras circunstancias y  para otros trabajadores, es un innegable derecho laboral, así como tampoco concluye por su eventual inconstitucionalidad: “Pero, porque ningún precepto constitucional excluye la huelga por parte de los jueces, ¿no podrían ellos invocar ese derecho en nombre del principio de la libertad? ¿O, desde otra óptica, no podría la ley ordinaria consignarlo como verdadero derecho constitucional al abrigo de la cláusula abierta del Art. 16º, nº 1?” Responde el constitucionalista: “No, el principio de la libertad vale para las personas en cuanto particulares o como  miembros de la comunidad; no para los titulares de los órganos del poder. Y una ley que concediese a los jueces el derecho a la huelga sería –justamente por causa de eso- inconstitucional”.

También los juristas que suscriben la citada “Carta aberta aos senhores deputados” alertan del peligro de derribar todo el sistema jurídico constitucional si se descriminalizaren “conductas intencionadamente dirigidas a causar la muerte de inocentes. Tal vez algún joven e inconsciente parlamentario piense que, al final, se trata solo de una ley más, de una simple medida quirúrgica a introducir en el sistema jurídico portugués y, por eso, no hay razón para alarmismos, incluso porque siempre será una opción  que solo se facilitará a quien lo desee. Desengáñense los ingenuos entonces, como advierten los firmantes de la carta, “es abrir las compuertas de un dique [...]. Por más pequeña que sea la brecha inicial, queda puesta en duda el fundamento del ordenamiento jurídico portugués, y la razón de ser del propio Estado”.

http://observador.pt/opiniao/anticonstitucionalissimamente/

sábado, 24 de junio de 2017

¡El Diablo existe... gracias a Dios!



Nuestras representaciones del diablo son ‘figuras simbólicas’, pero no el mismo demonio, cuya realidad y actuación son verdades de fe reveladas en la Biblia.

No es de extrañar que, en un mundo secularizado, se dude de la existencia de ángeles y demonios. Pero es más sorprendente, cuando no escandaloso, que sacerdotes católicos, algunos incluso con gran responsabilidad en reconocidas y beneméritas instituciones de la Iglesia, pongan en duda su realidad y acción. Es lo que parece haber sucedido cuando, en la edición del 1 de mayo pasado del periódico español El Mundo, se refería al diablo como si fuese una creación humana, simbólica del mal.
Las polémicas afirmaciones fueron las siguientes: “bajo mi punto de vista, el mal forma parte del misterio de la libertad. Si el ser humano es libre, puede escoger entre el bien y el mal. Nosotros, creemos que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto Dios es libre, pero Dios siempre escoge hacer el bien, porque es todo bondad. Hemos hecho figuras simbólicas, como el diablo, para expresar el mal. Los condicionamientos sociales también representan esa figura, pues algunas personas se comportan así porque están en un ambiente donde es muy difícil hacer lo contrario”.

A pesar de todo se ha aclarado después que el autor de esa ambigua declaración “cree en lo que cree la Iglesia”, tal vez persista la duda sobre lo que la Iglesia realmente cree en relación al demonio, así como sobre la libertad de los fieles sobre esta materia. O sea: ¿Existe realmente el diablo? En caso afirmativo, ¿su existencia no contradice la perfección y bondad de Dios? Y aún más: ¿Puede un católico disentir de las enseñanzas de la Iglesia sobre este aspecto en particular?

La fe de la Iglesia, aunque sea personal en cada uno de sus fieles, es objetiva y universal, o sea, está determinada por la Biblia y por la Sagrada tradición, según el magisterio eclesial, intérprete auténtico de la revelación sobrenatural. Los fieles son muy libres de serlo o no, pero o en relación al contenido de la fe: no se puede ser católico ‘a la carta’ o ‘a voluntad de feligrés’, sino solo en la Iglesia y según su doctrina. Todos los católicos están obligados, por una cuestión de la más elemental coherencia, a profesar todas las verdades de fe que forman parte de la doctrina cristiana. Como decía San Juan pablo II, quien no cree en el demonio, no cree en el Evangelio. Negar, consciente y voluntariamente, una verdad de fe es un acto herético, que implica la excomunión, o sea la exclusión de la iglesia. Como no todas las cuestiones teológicas están decididas de forma definitiva, hay libertad de opinión entre los católicos en relación a esos preceptos doctrinales no definidos dogmáticamente, pero no en relación a los que, por el contrario, forman parte integrante del depósito de la fe.

Entre estos contenidos esenciales sobre los cuales no es lícito a ningún católico no estar de acuerdo o dudar, está precisamente la afirmación de la existencia de Dios, que es uno solo en trinidad de personas y cuya única esencia es el amor. Como muy acertadamente se escribía en el Mundo, “nosotros, cristianos, creemos que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, por tanto Dios es libre, pero Dios siempre escoge hacer el bien, porque es todo bondad”. Lo que se pone en cuestión es, entonces,  la existencia del mal: si Dios “es todo bondad”, ¡¿cómo se explica la realidad del mal?! ¡¿Si los hombres fueron creados a imagen y semejanza de Dios, que “es todo bondad”, cómo se entiende la maldad humana?!

La respuesta proviene de otra realidad, a la que se aludió también en el mismo texto: la libertad. Dios es libre y, por eso, su libertad es indefectible en la elección del bien. Las criaturas inteligentes por Él creadas, como los ángeles y los hombres, son también libres pero, como son seres limitados, su libertad no es infalible. Quiere esto decir que, aunque están natural y sobrenaturalmente  inclinados al bien, pueden, por defecto, optar por el mal, mientras su conocimiento y voluntad fueran imperfectos. Así se explica que algunos ángeles se hayan condenado, así como algunos hombres, aunque creados a semejanza de su Creador. El pecado es la opción consciente y voluntaria del mal, que es irreversible por la condenación eterna. Los demonios y las almas que están en los infiernos ya no se pueden arrepentir, y los ángeles y los santos ya no pueden pecar, no porque hayan dejado de ser libres, sino porque su libertad ha dejado de ser imperfecta, precisamente por la gracia de la bienaventuranza celestial.

En este sentido se deben entender tan polémicas declaraciones:”Hemos hecho figuras simbólicas, como el diablo, para expresar el mal”. O sea, nuestras representaciones del diablo son de hecho ·figuras simbólicas”, pero no el propio demonio, cuya realidad y actuación son verdades reveladas en las Sagradas Escrituras. Como se afirma en el Catecismo de la Iglesia Católica: “el Mal no es una abstracción, sino que designa a una persona, Satanás, el Maligno, el ángel que se opone a Dios” (nº2851). A veces se dice que alguna persona o cosa ‘es el diablo’, para así expresar que algo o alguien, es muy malo, pero es obvio que esas expresiones tienen que ser entendidas en sentido figurado; del mismo modo como cuando se dice de alguien que ‘es un ángel’, porque es muy bueno, o que un estado de mucha felicidad ‘es el cielo’.

El demonio es real, existe y actúa... ¡gracias a Dios! Afortunadamente, también él está bajo el poder del Creador, como criatura que es: todos los seres están bajo el poder de Dios, único Señor del universo. Por eso, el creyente sabe que, a pesar de no poderlo negar, sin caer en herejía e incurrir en la perspectiva de excomunión, la existencia y acción del demonio, no debe temerlo, porque más puede, de hecho, el amor de Dios.

Bien vistas las cosas, la existencia del demonio es incluso bastante positiva, porque es prueba de nuestra libertad, el mayor don de Dios a la humanidad, creada a su imagen y semejanza. También es una muy gratificante explicación para el mal que descubrimos en nuestro corazón, como reconocía un converso que, antes de ser católico, pensaba que las tentaciones eran expresión de su maldad intrínseca y, por eso, se detestaba a sí mismo. Cuando supo que, al final, eran cosa del diablo, quedó tan aliviado que dice que, la existencia del demonio y de las tentaciones, son de las verdades más consoladoras de la fe cristiana!

Nota final: sentido pésame a las familias de las víctimas de los incendios, así como una palabra de solidaridad para cuantos en él perdieron todos sus bienes. Por ambos he rezado mucho especialmente en estos días. Hago también míos los votos de todos nosotros: ¡es necesario que tragedias de esta naturaleza no sucedan nunca más!

http://observador.pt/opiniao/o-diabo-existe-gracas-a-deus/

Con los ojos en el infierno

OPINIÓN  DE  JOSÉ  LUÍS  NUNES  MARTINS

Las lágrimas son gotas de pasión pura que explotan de forma lenta en los ojos de quien sufre.

En nuestro corazón, damos morada a personas, lugares, tiempos y cosas... recuerdos de lo que es, de lo que fue y de lo que podría haber sido... sueños de lo que queremos, de lo que todavía deseamos y de lo que esperamos que venga a ser.

Se sufre porque se ama, se llora cuando se ve esta vida tan frágil como es ella, en esta tierra en que los males intentan, sin cesar, destruir todo aquello que el bien ha construido.

Un infierno es una tierra donde la creación es destruida. Casi siempre como resultado de la voluntad de alguien que prefiere la guerra a la paz, la oscuridad a la luz, el humo a una brisa de aire puro.

El bien se renueva sin fin. Es siempre más fuerte. Puede el mal arrasar, en un solo día, lo que el bien lleva construyendo durante años... pero todo será edificado de nuevo, con el mismo espíritu, la misma fuerza y la misma finalidad.

Las emociones no son solo el motor de la mayor parte de nuestros gestos, son también parte esencial de los propios pensamientos más complejos. A veces nos llevan al desánimo, de la misma forma que, en otros momentos, nos insuflan de un poder capaz de levantarnos y hacer volar por encima de cualquier abismo.

Del peso bruto de nuestro luto a la alegría de una conquista dura... necesitamos llorar por muchas razones y emociones. Y si necesitamos, por eso mismo, debemos.

Con los ojos en el infierno... se llora.

Pero quien ama y llora se mantiene siempre bien cerca del cielo.



(ilustração: Carlos Ribeiro)


jueves, 22 de junio de 2017

Alimento del Alma La principal víctima de las rupturas matrimoniales: los hijos



Los padres deben evitar la ingenuidad de pensar que, aun tomando precauciones, su ruptura no va a tener consecuencias negativas en los hijos.









Controversias sobre la Renovación Carismática | Entrevista a Fray Nelson Medina, O.P.



Christian Huerta entrevista a Fr. Nelson Medina sobre la Renovación Carismática Católica. ¿Por que suele haber resistencias contra este Movimiento? ¿Se pueden aclarar las dudas sobre el Don de Lenguas? ¿Cuáles son los puntos fuertes de la Renovación? 








Papa Francisco: el matrimonio no es «mientras dure el amor» sino «para siempre»



El papa Francisco ha dedicado su catequesis a explicar que la santidad es posible porque Dios nos ayuda con su gracia. También he recordado que el matrimonio cristiano es para toda la vida.     









sábado, 17 de junio de 2017

Somos quienes somos, no importa dónde nos encontremos.

OPINIÓN  DE  JOSÉ  LUÍS  NUNES  MARTINS


La identidad de cada uno de nosotros depende del encuentro constante de nuestro interior con sus circunstancias.  Pero también es verdad que las personas no cambian su esencia de forma súbita, a pesar de lo que puedan prometer. Así, un cambio de ambiente no significa una alteración en el interior.

La educación y el medio donde crecemos son factores que condicionan la construcción de quien somos, pero no serán tan determinantes como se acostumbra juzgar.

Alguien honesto no se vuelve deshonesto sólo por convivir con gente menos virtuosa. De la misma forma, una persona deprimida no se animará solo por estar rodeada de optimistas.

Es extraño que haya quien considere y evalúe a los otros solo por las circunstancias donde los encuentra. Mas, hay incluso quien haga encadenamientos extraños tales como: si una determinada persona es pobre, luego es triste y tendrá envidia de quien tiene más que él. .. Error grosero que muchas ve4ces se tiene como certeza probada. Un villano puede sonreír mucho, pero no por eso deja de ser quien es.

Hay quien sufriendo alguna pobreza de espíritu, se adapta de forma demasiado flexible al medio en que se encuentra, no por simpatía, sino más bien por una necesidad de encontrarse y sentirse acogido. ¿Qué tipo de amistas puede tener aquel cuyo corazón está tan débil que cambia de rumbo en función de los vientos?

Están también los que no cambian de acuerdo con las estaciones, compañías u ocasiones. Esos son fuertes. Se construyen de forma lenta, pero segura y sostenida. Todas las noches se renuevan y todos los días se fortalecen. Son firmes porque saben de dónde vienen, quienes son y quieren ser... o, por lo menos, quienes no quieren ser.

Cada uno de nosotros es señor de su destino, por eso es responsable de aquello que hace con lo que le fue dado. Quien abdica de su libertad por causa de las opiniones ajenas se hace esclavo de las apariencias.


(ilustração: Carlos Ribeiro)

domingo, 11 de junio de 2017

Los hermanos: una especie en vías de extinción



Mucho antes de ser un ideal de la Revolución Francesa, la fraternidad ya era un principio de los cristianos. Con tantos ataques a la vida, al matrimonio y a la familia, los hermanos son una especie en vías de extinción.

 “Si quieres ver  un niño feliz, dale un hermano. Si quieres ver a un niño muy feliz dale muchos hermanos”, decía Fernando Ribeiro y Castro, fundador de la Asociación Portuguesa de la Familias Numerosas (APFN) y de la Confederación Europea de Familias Numerosas (ELFAC). Con su mujer, Leonor, tuvo una muy numerosa y, por tanto, muy feliz familia: ¡13 hijos! En forma de testamento –falleció en 2004- dejó esa frase, especialmente apropiada para el Día de los Hermanos, que ocurre todos los años, el último día del mes de Mayo.

En un calendario repleto de los más variados días internacionales y mundiales, hacía falta un Día de los Hermanos: la circunstancia de haber sido portuguesa la iniciativa para su creación mucho honra a nuestro país, donde u8na experiencia pionera de esta celebración tuvo lugar, antes aún de haber ganado este dato relevancia internacional. Como se recuerda en el sitio de la APFN: “La Confederación Europea de las Familias Numerosas, en una deliberación tomada por su asamblea general el 18 de septiembre de 2014, decidió proclamar, instituir y celebrar el Día de los Hermanos el31 de mayo de cada año, después de una primera experiencia realizada en Portugal en ese año”. Una conmemoración que está, ahora, especialmente asociada a la entrañable memoria de Fernando Ribeiro de Castro.

 “Un Día de los Hermanos –se lee también en ese mismo sitio- es una fiesta familiar por excelencia – es una calurosa celebración familiar en su horizontalidad y, en el sentido exacto de la palabra, fraternidad. Ahora bien, el mes de mayo es el mes donde se señalan algunas celebraciones familiares, como el Día de la Madre (En Portugal, en el primer domingo de mayo) y el Día internacional de la familia, declarado e instituido el 15 de mayo por una deliberación de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1992”.

Por una feliz circunstancia, en este mes de mayo, dos pares de hermanos portugueses fueron destacados, por muy diferentes motivos. Primero, los hermanos Francisco y Jacinta, que el papa canonizó en la celebración eucarística que presidió en Fátima, el pasado 13, centésimo aniversario de la primera aparición mariana en  Cova de Iria. En esa echa también, por curiosa coincidencia, otros dos hermanos portugueses- ¡inédita proeza!- ganaron el festival de Eurovisión: Lucía y Salvador Sobral.

Mucho antes de ser un ideal de la Revolución Francesa, la fraternidad era ya un principio y una realidad predicada e intensamente vivida por los cristianos. Los relatos de los Hechos de los Apóstoles, cuya autoría se atribuye al evangelista Lucas, son especialmente expresivos de cómo los primeros cristianos vivían esa fraternidad que, entre ellos, tenía los contornos de una verdadera vida comunitaria. Aunque, posteriormente, no se haya sido posible mantener ese estilo de vida y de practicarla, excepto en algunas instituciones religiosas, la verdad es que la fe, a pesar de ser un don personal, por el cual cada fiel tendrá que dar cuentas al Creador, no puede ser vivida sino comunitariamente, o sea, en Iglesia. Como la eclesiología de la comunión, asumida por el Concilio Vaticano II, proclama, no hay lugar para un individualismo católico: no se puede ser verdadero cristiano al margen de los otros fieles, o sea, dispensando a los hermanos.

Por eso también, la única oración que el Señor nos enseñó, se reza siempre en plural, al “Padre nuestro que estás en los cielos”, a quien pedimos, entre otros dones, “el pan nuestro de cada día”. Además, el propio Cristo se hizo acompañar de un grupo de sus discípulos que, de esa forma, introdujo un estilo de vida comunitario. También los esposos cristianos son llamados a vivir, con sus hijos y otros familiares, una comunidad específica: sus hogares deben ser ‘iglesias doméstica’, donde la relación natural es sublimada por la celebración de la misma fe, esperanza y caridad.

Difícilmente se comprende Fátima, si no se reconoce el ambiente profundamente cristiano de las familias de los Pastorcitos. No solo eran primos carnales, o medio hermanos –la madre de los dos más jóvenes era hermana del padre de Lucía- como los dos Marto eran hermanos. Este parentesco fue importante, sobre todo para Jacinta, que encontró en el hermano el apoyo que los padres no siempre le dieron. Por eso, cuando los dos fueron detenidos y aterrorizados por el administrador el Concejo, los padres  Marto no intervinieron, por lo que fue Francisco quien de hecho animó a la hermana, a quien más costó aquel aparente abandono de sus padres. ¡Qué buenos patronos para el Día de los Hermanos!

Portugal es uno de los países europeos con más baja natalidad y, no obstante, la mayoría de la izquierda continúa apostando por medidas contra la vida, sea fomentando el aborto, sea incentivando la eutanasia. No hay políticas que estimulen las familias numerosas a nivel de población, de la educación o de la salud. No se les facilita la opción por una educación de calidad en establecimientos no estatales, porque los precios estipulados en estas escuelas son muy superiores a los de tendencia gratuita enseñanza estatal que, por regla, es de menor calidad, pero más caro a los contribuyentes que las escuelas con contrato de asociación.

Se atenta contra la familia natural y el matrimonio, en beneficio de otras uniones que, en algunos casos, hasta excluyen la natalidad: a propósito de la “Guarda compartida” y bajo el auspicioso lema “Matar (¡sic!) el matrimonio conyugal, hacer nacer al matrimonio parental”, dos jueces De derecho, de los Juzgados de Familia y Menores de Lisboa y Mafra, disertaron el pasado día 30, en el Seixal, después de haberlo hecho en el Barreiro, en Oeiras, en Sintra, en Évora y en Vila Franca de Xira: ¡una auténtica tournèe ‘conjugalícida’! Y, en el caso de Liliana Melo, fue la propia Seguridad Social quien retiró a esta pobre madre la casi totalidad de sus hijos, y también separó, impidiendo la convivencia de los hermanos entre sí.

Con tantos ataques a la vida, al matrimonio y a la familia, no extraña que se celebre el Día de los Hermanos: a fin de cuentas, es una especie más en vía de extinción...

sábado, 10 de junio de 2017

Las urgencias no son lo más importante

OPINIÓN DE JOSÉ LUÍS NUNES MARTINS

En este nuestro mundo hay crisis todos los días. Suenan las alarmas por todos los lados. En su mayoría, las noticias son sorpresas negativas que reclaman, de forma ruidosa, una respuesta inmediata y definitiva.

La verdad es otra. Andamos lejos de lo que es importante, porque nos preocupamos en acudir a todas las urgencias. Lo que es importante nos parece tener una importancia tal que... puede y debe ser después, con más calma y con ideas más ordenadas.

Hay muchas personas que solo se motivan cuando el plazo final está a punto de llegar. Cree que las cosas importantes no lo son porque... parecen ser postergables.

Ahora bien, la vida está hecha de elecciones y nuestro tiempo es limitado. Es importante saber qué decir y qué callar. Lo que escoger, por muy malo que pueda parecer, y lo que desechar, por muy bueno que pueda parecer.

Nuestra vida y la de los que nos son próximos sigue su camino todos los días, de forma irreversible. Si decido estar lejos de alguien por algunos días, importa que yo sepa que jamás podré recuperar ese tiempo. De la misma forma, si nunca arriesgo nada y dejo pasar sucesivas oportunidades de hacer algo importante por mí o por alguien... es bueno que tenga conciencia de que la principal responsabilidad por eso es y será siempre mía.

Cualquier momento es bueno para revisar el orden de nuestras prioridades.

Pero, es bueno tener un plan B. Una idea de lo que es esencial, cuidando de eso con empeño y asiduidad. Si las urgencias se desmoronaran todas en una sola noche, no caeríamos en el abismo de la vida absurda.

Ningún hombre se baña dos veces en las mismas aguas del mismo río.
Es un buen criterio tratar solo de lo que es importante, desechando todo lo que no es, por más urgente que sea.

Tal vez lo más importante de nuestras vidas sea precisamente lo que insistimos en posponer.


(ilustração de Carlos Ribeiro)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¿Quieres ser un colaborador de este sitio?

Si quieres ponerse en contacto con el escritor de este blog: diegodfgo@yahoo.es

Si quieres colaborar con un artículo, en esta página en publicar Entre aquí.